El Circuit Ricardo Tormo ha presentado en Castellón la 18 edición del Gran Premio Motul de la Comunitat Valenciana, la última cita del Campeonato del Mundo de Motociclismo que se disputará el próximo fin de semana 11, 12 y 13 de noviembre en el Circuit.

El director general del Circuit, Gonzalo Gobert, considera que el trazado de Cheste “es un activo que atrae a todos los moteros”, como reflejan las cifras de ocupación durante el Gran Premio: lleno en 2014, 96% en 2015 y ‘no hay billetes’ en las dos últimas ediciones.

Gobert, junto con el director general del Deporte, Josep Miquel Moya, el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, el piloto de MotoGP Héctor Barberá, y los pilotos castellonenses de la Cuna de Campeones, han presentado el Gran Premio Motul de la Comunitat Valenciana, para el que ya no quedan entradas.

El director general del Circuit ha recalcado que esta edición, el Circuit ha instalado 10 pantallas “para cuidar al aficionado. Es un esfuerzo que tenemos que hacer para ser el Mejor Gran Premio y ofrecer un producto de excelente calidad”.

Moliner ha recalcado que el Gran Premio Motul de la Comunitat Valenciana “es una prueba de la que está pendiente todo el mundo”, y ha subrayado el acierto que supone que el Gran Premio reserve un hueco a “la Cuna de Campeones, el espacio donde nacen los sueños de los chavales”.

El presidente de la Diputación de Castellón, que patrocina a pilotos como Arturo Tizón, Bryan Aguilar y Yzan Fernández, todos ellos de La Vall d’Uixó; Sergio García, de Burriana; Juan Rodríguez de Castellón y Luis Núñez, de Almassora, ha explicado que la institución “y la provincia apoyan la formación de los jóvenes pilotos porque necesitan que se confíe en su esfuerzo y su talento ofreciéndoles una oportunidad para lograr sus aspiraciones”.

Héctor Barberá, piloto de MotoGP surgido del proyecto de formación de pilotos del Circuit, la Cuna de Campeones, ha explicado que afronta el Gran Premio “preparadísimo. Vengo de hacer mi mejor resultado en MotoGP, llego con más posibilidades y mejor preparación”. Respecto al ambiente que se vivirá en Cheste, Barberá se muestra exultante: “Valencia es impresionante, diferente y además el clima, importante para los pilotos en pista y los aficionados en la grada siempre nos respeta. Aunque los títulos estén decididos, todos queremos acabar con buen sabor de boca y las carreras serán al límite”.